Encuentra trabajo con un buen curriculum

De manera general, a los reclutadores de empresas no les toma más de 5 minutos tomar una decisión con respecto a un resumen curricular, son minutos vitales para tomar una decisión sobre si continúa o no por el proceso de captación. He ahí la razón por la que es importante saber colocar una buena descripción, que no solo contenga información precisa sino que sorprenda o destaque por algún atributo.

Muestra lo que has hecho, lo mejor de ti

Es como pasa con los cerrajeros, no solo se trata de las recomendaciones o de un buen presupuesto, es necesario que coloques en tu hoja de vida resultados concretos, que evidencien tus capacidades de una manera clara para que la empresa, o en este caso, el reclutador sienta tu utilidad y puedas ser beneficiado con el buen visto de un ojo entrendado.

Agrega ideas principales y palabras clave

Existen algunos casos específicos en donde la búsqueda de nuevos candidatos se lleva a cabo con el soporte de la tecnología, a través de un software, debido a que, en gran parte los CV se entregan de manera digital. En ese sentido, las palabras claves o ideas concretas serán identificadas con mayor facilidad por el reclutador, algunos ejemplos acá son: idiomas manejados, certificaciones o habilidad especiales.

Los datos de atrás para delante

Es vital durante la elaboración de un CV que se comience desde la experiencia más reciente hasta la de más antigüedad, evita saltar períodos, debido a que es muy probable que en la entrevista le pregunten o lo llame solo para confirmar un detalle. En caso de que tenga una carrera muy extensa es solo cuestión de colocar las cinco experiencias más recientes.

Longitud de información prudente

 

Es probable que parezca obvio, pero es ideal colocar en el currículo, toda la experiencia laboral en, máximo, dos páginas, incluso a pesar de que se cuente con una carrera larga. Es importante dejar clara la capacidad de síntesis y objetividad que serán pruebas de tu eficacia laboral.

 

Letra legible en todo momento

 

Excepto si se trata de áreas creativas, lo mejor es procurar en el currículum la letra o tipografía y la distribución más simple. Los reclutadores suelen recibir montones de currículums en un día, por tanto no pueden perder el tiempo hurgando por la información básica en medio de un montón de datos y diseños. Escoge fuentes como Sans Serif o Calibri, además, recuerda colocar los datos personales siempre al inicio de la página.

 

Ortografía y gramática adecuadas a tu profesionalidad

 

Esto es un paso vital, quizá más importante que todos los anteriores, pues es un error sumamente habitual. Un pequeño error ortográfico puede significar la eliminación del candidato. Es por ello que en este caso, la recomendación es ir a por una segunda opinión, es decir, alguien que verifique y se cerciore de que en el documento no existen errores de tipografía ni de ningún tipo. Obviamente debes mantener un lenguaje formal para redactar.